EL NUEVO MUNDO EMPRESARIAL

Los nuevos retos empresariales.

No hace mucho tiempo el mundo era un lugar más predecible.

Desde 1920 a 1990 lo más importante para las empresas era la eficiencia, produciendo en masas y reduciendo costos.

Todo funcionaba con un lineamiento vertical, de arriba hacia abajo, el directivo bajaba la orden al gerente y éste a sus empleados, quienes hacían su tardea y nada más bastaba. Se podía hacer una proyección visible y coherente. Y se obtenían los resultados que se deseaban. Sin embargo, hoy vivimos un contexto completamente diferente, en el cual la protagonista es la incertidumbre, el cambio constante e impredecible. Un contexto en el que necesita más flexibilidad y adaptación, nos exige comunicarnos más y ser cooperativos entre todos.

Desde 1990 surge la nueva ola que requiere 4 condiciones fundamentales:

  1. Mentalidad Agile: aceptar la incertidumbre y la innovación. Crear valor. Incorporar al cliente.
  2. Comprensión sistémica: todas las partes forman el TODO.
  3. Conversaciones efectivas: aprendizaje en conjunto.
  4. Líderes: no más jefes.

 

Ante un mercado tan cambiando e inestable, las Organizaciones que cobrarán relevancia en el futuro serán las que descubran cómo aprovechar el entusiasmo y la capacidad de aprendizaje de las personas en cada uno de los niveles de la misma,  las personas expanden continuamente sus aptitudes para crear los resultados que desean, con nuevos patrones de pensamientos y en donde aprenden a aprender en conjunto y no como partes separadas del todo.

Hoy por hoy, la decisión valiente es innovar, reinventarse, y evolucionar; las empresas exitosas son las que han asumido e incorporado la innovación en su ADN.

Si la empresa se estanca y se aferra a modelos de negocio obsoletos, a productos indiferenciados o antiguos, y a servicios que no aportan un valor añadido, con seguridad terminará disminuyendo sus beneficios y cuota de mercado.